REHABILITACIÓN CON EL MÉTODO PILATES

REHABILITACIÓN CON EL MÉTODO PILATES
El Método Pilates Rehabilitación es un método de condicionamiento físico completo, que combina cuerpo y mente para mejorar la precisión del control muscular, la fuerza y flexibilidad. Pilates consigue una calidad de movimientos y funciones mediante el fomento de la conciencia, la coordinación y la resistencia. Los ejercicios se centran en desarrollar la fuerza del torso mediante el uso adecuado de los músculos espinales, que actúan de estabilizadores y ofrecen un apoyo vital para la columna. Cuando se realizan lentamente ,siendo conscientes del movimiento corporal, los ejercicios controlan el cuerpo y concentran la mente. En cada secuencia se enfatiza la respiración, el inicio correcto de la acción muscular y el respaldo postural.
Pilates puede corregir cualquier desequilibrio muscular originado por lesiones y problemas posturales, alineando el cuerpo correctamente y equilibrando las fuerzas musculares y externas que actúan sobre las articulaciones y estructuras locomotoras.
Hay dos formas de hacer Pilates Rehabilitación:

Pilates con colchoneta- Matt.

Estos ejercicios conllevan una serie de movimientos realizados tumbado, sentado o de pie. Los ejercicios coordinan la fuerza y el control postural y conllevan la participación de los músculos de todo el cuerpo. Los ejercicios se van complicando a medida que aumenta la conciencia, potencia, flexibilidad, coordinación y resistencia.
 

Pilates con máquinas- Studio .

Se utiliza una equipación especial, con diversos sistemas de poleas y agarres que ayudan o dificultan el ejercicio. CADILLAC, SILLA, BARRIL, REFORMER.

ANATOMÍA- BIOMECÁNICA

La columna vertebral como pilar del cuerpo, va desde la base del cráneo hasta la pelvis, y se compone de 33-34 vértebras, que rodean y protegen al sistema nervioso periférico (medula espinal). Las vértebras se unen por fuertes ligamentos y se articulan mediante un disco intervertebral colocado entre ellas para actuar como un verdadero amortiguador de fuerzas.

Columna cervical: 7 vértebras

Columna dorsal: 12 vértebras

Columna lumbar: 5 vértebras

Sacro: 5 vértebras fusionadas

Cóccix: 4 vértebras fusionadas

COMO CUIDAR TU COLUMNA
 
Los movimientos inadecuados pueden producir lesiones espinales y combinados con una falta de conocimiento sobre la estructura y funciones del cuerpo, pueden tener un efecto perjudicial acumulativo. Los huesos y articulaciones empiezan a deteriorarse, y los músculos se debilitan y pierden flexibilidad. Tanto si el cuerpo está quieto como si se mueve, la alineación de la columna( óptima o no) es constante, quien mantenga una buena postura con eficiencia y una buena calidad dinámica, sin provocar tensiones inadecuadas o excesivo esfuerzo muscular, se erguirá o se sentará con una alineación óptima. Cuando el cuerpo y la mente son concientes de una ineficiencia, la compensan, por lo que podemos fijar un patrón depostura o de movimiento defectuoso e ineficaz.


LOS EJERCICIOS TERAPÉUTICOS   
                         Y
LA GESTIÓN DEL DOLOR

Mediante un análisis profundo del movimiento y el modo en que funciona el cuerpo, es posible corregir un funcionamiento inadecuado y una mala alineación corporal, fomentando movimientos eficaces y consientes. Pero antes que el experto pueda elaborar un programa individual de ejercicios terapéuticos para lograr la recuperación, corregir la disfunción o contribuir a evitar el dolor, el interesado debe involucrarse activamente : la práctica constante y la asimilación de nuevos modelos dinámicos y actividades funcionales son requisitos básicos para producir cambios en el cuerpo.

LA ESTABILIDAD DE LA COLUMNA VERTEBRAL

Cuando nos referimos al término estabilidad, hablamos de una estructura que se mantiene firme, educada, que no soporta fricciones inadecuadas.

Existe una relación directa entre la estabilidad espinal y el dolor de la columna.
 
Hay factores que inciden directamente en la estabilidad de la columna: los ligamentos, la estructura locomotora, el sistema muscular y el control que de éste haga el sistema nervioso central. Las lesiones en el sistema muscular o el mal uso del modo en que el sistema nervioso activa los músculos, unidos a las deficiencias en las estructuras y ligamentos locomotores, pueden causar inestabilidad y dolor en la columna. 
 
Los músculos, los ligamentos y huesos y el sistema nervioso están interrelacionados, y cada uno es capaz de compensar las deficiencias de los otros. Pero si existe un problema en alguno de los tres sistemas y los demás no logran compensarlo, esto producirá una lesión en la columna. La estabilidad espinal o de la columna también depende de su capacidad para soportar presiones externas e internas, y de la compresión articular. 
 
En la preparación para empezar un nuevo sistema de ejercicios o estiramientos es tomarse las cosas con calma, lo cual permitirá que el cuerpo se adapte gradualmente. Las habilidades de escuchar a tu cuerpo, ser consiente de cómo se mueve y admitir sus puntos fuertes y débiles te ayudará a comprender tu propia fisiología.

Empezar es la parte más difícil de cualquier programa de ejercicios, luego hay que hacerlos gradualmente, de modo que no se pierdan los beneficios obtenidos debido a una interrupción en la rutina.Debemos escuchar al cuerpo: el cuerpo no miente, si algo no resulta cómodo, si siente dolor o un esfuerzo excesivo, es que no es el momento adecuado. Forzar el cuerpo provoca lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *